content here is the anonymously transparent proxied version of ecb.europa.eu   X
European Central Bank - eurosystem
Opciones de búsqueda
Home Medios El BCE explicado Estudios y publicaciones Estadísticas Política monetaria El euro Pagos y mercados Empleo
Sugerencias
Ordenar por
Christine Lagarde
The President of the European Central Bank
  • EL BLOG DEL BCE

Asegurar la estabilidad de precios

23 de julio de 2022

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo

La subida de los tipos de interés es un paso decisivo en nuestro camino para reducir la inflación.

La inflación es demasiado elevada. La guerra de Rusia en Ucrania ha impulsado al alza el coste de la energía y de los productos agrícolas. La escasez de materiales, de equipos y de mano de obra derivada de la pandemia también está contribuyendo a la subida de los precios, lo que está perjudicando a los ciudadanos y a las empresas en toda la zona euro, en especial a aquellos con bajos ingresos.

Gran parte de esta inflación se debe a factores que los bancos centrales no pueden controlar, pero lo que sí podemos hacer es asegurar que la inflación no se torne persistente. Esto es lo que podría suceder si las subidas de los precios se propagan por toda la economía y los ciudadanos empiezan a esperar una inflación más alta en el futuro. En tal caso podrían generarse espirales de salarios y precios como las que históricamente han conducido a que la inflación se descontrole.

Por estos motivos, el jueves, los miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo decidimos aumentar en 0,5 puntos porcentuales los tipos de interés de la zona del euro, poniendo fin al período de ocho años de tipos negativos. Estamos unidos en nuestro compromiso de asegurar que la inflación retorne a nuestro objetivo del 2 % a medio plazo.

Ha sido la primera subida de los tipos de interés en once años. No obstante, es solo el paso más reciente en el proceso de retirada de las medidas especiales que tuvimos que adoptar para hacer frente a una serie de crisis. Iniciamos este proceso en diciembre del año pasado, cuando indicamos que pondríamos fin a las adquisiciones en el marco de nuestro programa de compra de bonos frente a la pandemia, que contribuyó a que la zona del euro afrontara las consecuencias económicas de la crisis generada por el COVID-19. El mes pasado pusimos fin a las compras de bonos de otro programa que se puso en marcha en 2015, cuando la zona del euro se enfrentaba al riesgo de deflación, que puede ser tan perjudicial como una inflación elevada.

La inflación volverá a situarse en nuestro objetivo del 2 %

Con estas medidas estamos enviando un mensaje claro a las empresas, a los trabajadores y a los inversores: la inflación volverá a situarse en nuestro objetivo del 2 % a medio plazo. El impacto de estas medidas ya se está notando en los tipos de interés de toda la zona del euro, lo que ayudará a guiar la economía de forma que volvamos a tener precios estables.

El euro ha sido y seguirá siendo una moneda estable. Ese es el compromiso que hemos asumido. Es nuestro cometido y lo cumpliremos.

Seguiremos subiendo los tipos de interés mientras sea necesario para que la inflación vuelva a situarse en nuestro objetivo a medio plazo. También reconocemos que Europa está afrontando mucha incertidumbre, sobre todo en relación con la guerra y los precios de la energía. Dependiendo de la evolución de la economía y de su respuesta a los numerosos retos externos e internos, el Consejo de Gobierno analizará la situación y decidirá el ritmo apropiado de nuestras próximas medidas en función de los nuevos datos.

La política monetaria debe transmitirse correctamente a toda la zona del euro

Aplicamos la política monetaria en una unión monetaria de 19 países, dentro de poco, 20. En consecuencia, nuestra política se transmite a los hogares y las empresas a través de 19 mercados financieros diferentes. Para hacer frente a los altos niveles de inflación en el conjunto de la zona del euro debemos garantizar que nuestra política se transmite correctamente a todos los países que integran la zona. Por eso hemos creado un nuevo instrumento, el Instrumento para la protección de la transmisión (Transmission Protection Instrument, TPI), cuyo objetivo es salvaguardar el carácter único de nuestra política monetaria, y que nos ayudará a asegurar que los precios se mantienen estables a medio plazo.

El euro une a 340 millones de personas y ha sido y seguirá siendo una moneda estable. Ese es el compromiso que hemos asumido. Es nuestro cometido y lo cumpliremos.

Este artículo del blog del BCE se ha publicado como artículo de opinión en varios periódicos y sitios web de toda Europa.